“El lado oscuro de la Luna”, con Pink Floyd

En 1973, la famosa banda británica de rock progresivo, Pink Floyd, integrada por el bajista Roger Waters, tecladista Richard Wright, guitarrista David Gilmour y Nick Mason en la batería, publicó “The Dark Side Of The Moon”. Hablar de “The Dark Side Of The Moon” es, sin duda, hablar de uno de los mejores discos de la historia. Este disco fue grabado en Abbey Road, con un joven Alan Parsons como ingeniero de sonido, que venía de triunfar con The Beatles años atrás y que contribuiría de forma decisiva en el cambio de sonido de la banda, en contraste con el abundante instrumentalismo en anteriores álbums… Sin embargo, este disco ya se dejó escuchar en la anterior gira de Pink Floyd, siendo incluso interpretado en el famoso “concierto” que la banda hizo en el DVD Live At Pompeii, en el anfiteatro de Pompeya.

Está dividido en dos caras: se oyen unos latidos suaves de fondo y suena la primera cara, que consta de las canciones “Speak To Me/Breathe”, una canción que habla de los elementos mundanos de la vida, seguida por “On The Run” que evoca el estrés del transporte moderno, el miedo Wright a los aviones (hay sonidos de un aeropuerto); “Time”, que habla del paso del tiempo, de cómo la gente controla su vida agarrándose a él y de quiénes lo desperdician. La primera cara acaba con “The Great Gig In The Sky”, con una interpretación fantástica de Clare Torry, que en 3 simples tomas durante la grabación de la canción, solo tuvo como instrucciones, por medio de Roger Waters “cantar pensando en la muerte”.

La cara dos empieza con “Money”, una clara crítica al consumismo, con profundas ironías. “Us and Them”, canción que habla del etnocentrismo y las dicotomías sociales. Empieza la parte conocida “The Dark Side Of The Moon”, “Any Colour You Like”, con un sonido funky y relajante, que termina justo cuando empieza “Brain Damage”, que habla claramente de la enfermedad mental, el daño del cerebro, refiriéndose a Syd Barret, ex-miembro, fundador, de la banda que acabó en un psiquiátrico, loco por la droga, era adicto a LSD. La última canción es “Eclipse”, momento apoteósico y el crescendo del disco, una canción de alteridad y de unidad que acaba con los mismos latidos del principio.

Opino que este disco refleja en su esplendor musical la empatía. Es un disco que se debe escuchar de una tirada, de principio a fin y en un momento de relajación. Un momento perfecto para ello es un rato de lectura o antes de dormir, preferentemente en soledad, porque así es como más se disfruta, dado que es un disco para renacer, para reinventarse y entrar en lo más profundo de uno mismo. Os lo recomiendo para escuchar en esos momentos que todo parece difícil, para poder viajar al lado oscuro de la Luna…


“There is no dark side of the moon really. Matter of fact it’s all dark.”

0
0



Moy

About Moy

Estudiante de Medicina en UMH @MoyZep

2 thoughts on ““El lado oscuro de la Luna”, con Pink Floyd

  1. HERMENEGILDO

    Enhorabuena,me ha gustado mucho el texto porque es uno de mis grupos favoritos, y sin duda uno de los mejores de la música británica, y el vídeo fantástico, yo lo tengo en dvd y se titula “PULSE”, lo dicho mis felicitaciones y seguir así porque lo estáis proyectando estupendamente el enfoque de esta revista digital. GRACIAS SALUDOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

     

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>